La ultraderecha sigue creciendo, ahora España