El sionismo se supera día a día en su sed de crímenes