• Detrás de la Razón: Alerta: peligro de guerra, nuevos misiles de alta precisión y Ejército preparado

En el mero corazón de la celebración de día de Ashura, a unos días de un posible ataque de las fuerzas rusas y sirias a Idlib.

A unos días de que se celebre la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), el secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, revela que tienen ya misiles de alta precisión frente a la amenaza de una guerra por parte de Israel.

No solo eso, Nasralá aseguró que el balance de poder entre los israelíes y libaneses ha cambiado, teniendo ahora la fuerza armada de Hezbolá, mucho más poder de fuego, de armas y de personal. Los tiempos han pasado y ahora las cosas son distintas, Israel está nervioso, dijo, porque sabe que le espera algo desconocido.

Este avance, apunta, se ha conseguido pese a los bombardeos israelíes que pretendían frenar el abastecimiento de tecnología militar del propio Hezbola. Los israelíes están preocupados y furiosos por el fracaso de sus planes regionales. Los israelíes tenían grandes sueños sobre lo que estaba pasando en Siria e Irak, y anteriormente en el Líbano. Sin embargo se esfumaron todas estas ilusiones. Los israelíes saben que el eje de Resistencia es más fuerte que nunca, apunta Nasralá.

La respuesta del régimen de Israel no se hizo esperar. El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, dijo que Nasralá se lo debería pensar mucho, pues recibiría una respuesta aplastante. Al escuchar ambas posiciones, la pregunta que es imposible que no se piense es, ¿se están preparando para una guerra? Porque ya desde enero, el ministro israelí de asuntos militares, el ultraderechista Avigdor Lieberman, había dicho que una guerra no solo sería contra el movimiento de Resistencia Islámica, sino contra todo El Líbano.

Hay problemas en todos los aspectos entre ambos frentes, desde el robo de yacimientos petroleros que los libaneses denuncian hasta las fronteras y el muro de Israel, que en un camino cerrado todos podría resolverse por la última vía, la guerra. Preparados están, cuándo será, quién sabe, pero lo que sí sabemos es que hay arrojo y valentía en Hezbolá quien explicó en meses pasados que en tan solo un día podría lanzar 4000 misiles contra Israel.

Mientras todo esto se fragua, en los últimos años Israel ha continuado el bombardeo contra posiciones de Hezbolá y aliados en Siria. En 2006, en una sangrienta guerra entre ambas partes, Israel no pudo lograr sus objetivos que era desarmar al Hezbolá. Hoy, Israel ya tiene muchas cosas para no dormir en paz, al problema demográfico palestino que amenaza su supuesta supremacía racial, ahora tiene que pensar varias veces cuando de El Líbano, hable.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/ncl/mkh

sábado, 22 de septiembre de 2018 21:43
Comentarios