• Detrás de la Razón: ¿Usted perderá su empleo en la crisis mundial que se avecina? EEUU y China en guerra

En 2008, la crisis financiera en Estados Unidos provocó una catástrofe económica en todo el planeta. Millones de personas en el planeta perdieron su empleo.

Millones de familias se quedaron pobres. Millones de empresas, negocios, fábricas, compañías, cerraron sus puertas. Hay muchos que aun no se recuperan de esa famosa burbuja que dejó en la quiebra y en la calle la economía de muchos países.

Pero hoy hay que volver a hacer la pregunta: ¿Dentro de poco usted se quedará pobre? ¿Usted perderá su empleo, su negocio, su empresa en la próxima crisis mundial? O más bien, ¿habrá crisis mundial y cuándo y de qué tamaño?

¿Por qué pregunto esto? Porque hace unas horas, el presidente de EE.UU., Donald Trump, acaba de dar el golpe económico más fuerte que se le haya dado a un país. A China. 200 mil millones de dólares de sus productos, en castigos traducidos a aranceles para que puedan ser vendidos en Estados Unidos.

Y China no se quedó callada, atacó a EE.UU. Esta es la guerra comercial más grande de toda la historia. Es la fábrica más grande del mundo, China, contra el comprador más grande del mundo, Estados Unidos. Una guerra comercial despiadada que entró a su nivel más alto, y que para muchos nos está llevando al abismo, hacia otra crisis global peor que la del 2008.

La revista estadounidense “The American Prospect” publica que está crisis supuestamente inminente se debe a que no hemos aprendido las lecciones que nos dejó la catástrofe del 2008.

“Primera lección no aprendida: La banca es un negocio arriesgado con grandes ventajas para los pocos que juegan en él, pero desventajas más grandes para el público cuando esas apuestas salen mal. La segunda lección que deberíamos haber aprendido, pero no fue así, es cómo la creciente desigualdad hace que nuestra economía sea susceptible al desastre financiero. La tercera gran lección que no aprendimos se refería a la manipulación de la política estadounidense. Después de la crisis, muchos estadounidenses se dieron cuenta de que Wall Street, las grandes corporaciones y los ricos habían esencialmente comprado la democracia”.

Así como están los que vaticinan lo peor para los próximos meses, también están los optimistas, quienes dicen, no pasará nada porque EE.UU. está en su mejor momento y el dólar está más fuerte que nunca, incluso mucho más que el oro.

“El desempleo por debajo del 4 % aquí en Indiana, es el más bajo en el centro del país. En todos lados las cosas están muy bien, somos el número en manufactura, una pieza de la economía que está en auge”, explica Mitch Daniels, exgobernador de Indiana (centro este de EE.UU).

Pero como usted sabe, en la especulación financiera, no hay más que hipótesis, porque hoy más que nunca los sistemas económicos son mucho más vulnerables a algo básico e indetenible cuando aparece: pánico.

Algunos de los que predicen una gran crisis mundial se basan en que meses antes se presenta el fenómeno de sincronicidad. Es decir que las economías de los países empiezan a comportarse igual arrastrando unas a otras.

Y parece que es lo que estamos viendo: la moneda de Argentina en el suelo, la lira de Turquía igual, el rublo de Rusia, Brasil, Venezuela, India, Indonesia, Sudáfrica sufriendo al ver cómo se devalúa su divisa ante el dólar.

¿Qué futuro nos depara? ¿Quién ganará entre China y EE.UU.? ¿Es rabieta o es la más alta estrategia el ataque de Donald Trump?

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

martes, 18 de septiembre de 2018 23:36
Comentarios